El Milagro de Janucá

Los ocho días de Janucá comienzan el 25 del mes de Kislev.  Acerca de este día Maimónides escribe:

«En la época del Segundo Templo, los reyes de Grecia promulgaron decretos adversos en contra de Israel e intentaron erradicar su religión y no les permitieron dedicarse a la Torá y a los preceptos, se apoderaron de sus bienes y de sus hijas, y entraron en el Santuario y mancillaron las partes consagradas.  Israel sufrió mucho por causa de ellos, quienes los oprimieron grandemente, hasta que se compadeció de ellos el Di-s de sus padres y los salvó de sus manos y los liberó. Y los hijos de los Grandes Sacerdotes jasmoneos los vencieron y los mataron, salvando de este modo a Israel de sus manos. Y nombraron a un rey de los Sacerdotes y de este modo regresó el reinado a Israel por un periodo de más de doscientos años, hasta la destrucción del Segundo Templo. Y cuando Israel venció a sus enemigos y los exterminó, ello ocurrió el 25 de Kislev, y entraron al Santuario pero no hallaron aceite puro en el Santo Templo, sino una solo vasija, la cual no contenía más que lo necesario para encender (las velas del Templo) un solo día. Y encendieron con ello las velas del candelabro durante ocho días hasta que machacaron olivas y extrajeron de ellas aceite puro. Debido a esto los sabios decretaron que en esa generación esos ocho días —cuyo comienzo era en el 25 de Kislev— fueran días de alegría y de Halel, y que por la noche se encendieran en ellos velas junto a las puertas de las casas en cada una de las ocho noches, a fin de mostrar y divulgar el milagro. Estos ocho días son los denominados Janucá» (Hiljot Janucá 3:1-3).

El significado de la palabra «Janucá» es «janú 25», es decir, que en el 25 de Kislev los judíos descansaron («janú», en otras palabras, se salvaron) de sus enemigos. En estos días realizaron la consagración del Santo Templo, y lo purificaron de la impureza («tumá») con la que lo habían contaminado los griegos. El nombre «Janucá» también se aplica a la consagración del altar y del Santo Templo.

Publicado el 26 noviembre, 2011 en Janucá y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. ana de la rosa

    no soy judio pero si creo que YHWH se manifieste de esta manera con ellos ya que son su pueblo que el escojio entre todas las naciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: